DESIGNING THE FUTURE // Entrevista InCommon Arquitectura

En el marco del Concurso de diseño de la portada de Designing the Future conocimos a Luis Cifo Martínez y José Antonio Antón Sanmartín autores de la portada del número #08 de la revista. Entre otras cosas, hoy nos cuentan cómo han comenzado a trabajar juntos, algo que muchas veces se vuelve cuesta arriba durante la carrera, pero en este caso ha redundado en buenos resultados.

DTF 08

¿Cómo nace esta sociedad?

Luis. Pues, a decir verdad, nace como casi todo, fruto de la casualidad. La primera vez que coincidimos fue en nuestros años de estudiantes, cuando nos preparábamos para presentarnos a un concurso formando equipo con un amigo en común.

José. De hecho, el concurso al que nos presentamos fue el “XXIV Concurso Ibérico de Soluciones Constructivas, Pladur”, el cual ganamos. Tuvimos que ir a Madrid a la recogida de premios y ese viaje fue el que forjó la amistad que hoy mantenemos.

Imagen 1

¿Habías trabajado juntos antes del PFC?

L. Como te comentábamos antes, el haber ganado el concurso nos llevó a seguir trabajando juntos. También nos motivó a seguir presentándonos a diferentes concursos, algunos de ellos ganados y otros no, y a colaborar en varios de los proyectos que nos iban surgiendo a nivel académico.

J. Como dice Luis, creo que el concurso de Pladur fue la base ya que las metodologías de trabajo que teníamos eran muy parecidas y el nivel de compromiso demostrado era el mismo. Todo esto nos permitió adaptarnos el uno al otro de una manera coherente y sobre todo productiva.

Imagen 2

¿Cómo habéis llegado a ser el primer PFC conjunto en la ETSAV? ¿Qué os llevo a tomar esa decisión?

J. Para ser sincero, no fue algo premeditado, es decir, ambos empezamos el proyecto por separado pero con un tema común, como el resto del Laboratorio. Aunque cada uno tomó un camino totalmente distinto en cuanto a la estrategia de intervención, a lo largo del primer cuatrimestre tanto nosotros como los profesores veíamos que los dos proyectos se complementaban y se potenciaban.

L. Efectivamente, eso nos animó a proponer de una manera seria y comprometida a los catedráticos del taller el poder fusionar ambas estrategias. Lo que al principio simplemente comenzó como una reflexión, con el avance de las propuestas, pasó a reforzar cada una de las estrategias, las cuales no se entendían la una sin la otra.

Imagen 3

Hace relativamente poco tiempo que habéis acabado la carrera, ¿qué recuerdo os queda del Proyecto Final? ¿Qué consejo le darías a alguien que está haciéndolo?

J. Obviamente, el PFC siempre es algo duro ya que se trata de poner en práctica la totalidad de lo aprendido durante los años de carrera. Además, el tema que nos asignaron era complicado y con una gran cantidad de edificación existente en desuso, pero con esfuerzo, dedicación y, sobre todo, con una buena compañía siempre se lleva mejor. Podría valorarlo como una experiencia inolvidable, con momentos duros pero otros también muy satisfactorios.

L. Creo que es una etapa de la carrera por la que todos debemos pasar y de la que aprendes muchísimo, no solo como estudiante, sino también como persona. Además de que, en parte, es el paso previo a la vida profesional y también una oportunidad para plantear una serie de proyectos a gran escala, cosa que con la situación actual en España es bastante complicado.

Imagen 4

¿Una vez acabada la carrera, cuáles fueron vuestros primeros pasos o estrategias a seguir? ¿Qué consejo le daríais a un recién licenciado?

J. Una vez terminada la carrera nos dieron la oportunidad de colaborar en el Departamento de Proyectos Arquitectónicos de la Escuela Superior de Arquitectura de Valencia (ETSAV), en concreto en el Laboratorio H. Esta colaboración la mantenemos a día de hoy, tanto en la elaboración de material docente como en el tutelado de proyectos. Esto nos ha permitido, por una parte, seguir en contacto con la Universidad, algo que nosotros entendíamos fundamental a la hora de seguir formándonos.

L. Además, hemos seguido buscando alternativas de trabajo; al principio como freelance para una serie de estudios de arquitectura e instituciones gubernamentales, lo que supuso que nos planteáramos una alternativa seria para ejercer la profesión y formalizáramos la situación con la creación de un estudio: InCommon Arquitectura.

J y L. Como consejo a un recién licenciado creemos que lo mejor que podemos decir es: nunca quedarse parado, permanecer activo en todo momento te permite que se abran una serie de puertas profesionales que vale la pena aprovechar.

¿Qué os ha llevado a tomar la decisión de formalizar un estudio, en el momento económico actual? ¿Por qué no salir fuera de España en lugar de ejercer aquí?

J. Realmente, nuestra primera intención fue salir de España y probar suerte fuera, aprender un poco sobre el funcionamiento de la profesión en el extranjero y volver aquí. Pero gracias a varias propuestas que se nos fueron presentando a lo largo del tiempo reconsideramos ciertas posturas y nos propusimos quedarnos y apostar por nosotros mismos.

L. Abrir nuestro propio estudio es algo que teníamos pensado hacer desde hacía algún tiempo pero no se había producido la situación idónea para empezar. Al final, esto ha sido un proceso de decantación en el que varias de las ideas de salida profesional que teníamos en la cabeza fueron coincidiendo en un mismo espacio-tiempo dándonos ese último impulso que necesitábamos. En cuanto a ejercer aquí, creemos que en España hay muy buena arquitectura y excelentes arquitectos desde el punto de vista del panorama europeo.

Logo-InCommon

Hace un par de semanas habéis empezado a colaborar con la revista Designing the Future…

J y L. Si, una vez terminado el Proyecto, se nos presento la oportunidad de colaborar mediante la redacción de dos artículos en el Blog de DTF, en el apartado de secciones especiales, con dos temas que para nosotros son de vital importancia ahora mismo, uno de ellos dirigido a la Regeneración urbana, y los conceptos que se engloban en un término tan ambiguo y otro, Modelado 3D, dedicado a consejos prácticos de cómo con las herramientas informáticas que tenemos hoy en día, podemos representar mejor los proyectos.

¿Cómo pensáis que debería entenderse la profesión en España, en el contexto actual?

J y L. Entendemos que la profesión de arquitecto es totalmente distinta a lo que la sociedad entiende como tal. Ahora mismo es una de las profesiones que, bajo nuestro punto de vista, permite una diversificación muy alta, es decir, los arquitectos de hoy bebemos del arte, la música, el diseño gráfico, etc. Y no solo enfocado desde la parte más creativa, obviamente, también está la parte técnica de la profesión, lo que nos permite abarcar muchísimos campos.

¿Cómo se relacionan las distintas líneas de investigación que abordáis en vuestra metodología de trabajo?

L. Nuestras líneas de investigación son totalmente distintas en cuanto a la formalización del proyecto pero prácticamente iguales en concepto. Creemos que, precisamente por esto, funciona nuestra arquitectura, ya que se potencia esa diferencia y podemos ver un mismo proyecto desde varios puntos de vista totalmente distintos abriéndonos un abanico más amplio de posibilidades. Obviamente, al ser tan distintas en la formalización, siempre existe después un trabajo de ajuste y diálogo entre ambos.

J. Efectivamente, entendemos la arquitectura de forma distinta en lo formal. Yo me considero más racionalista, generalmente busco la sencillez. En cambio, Luis se decanta más por las formas orgánicas ya que hoy en día existen herramientas que nos permiten partir de una base estática y convertirla en algo más dinámico. La suma de ambos generalmente nos lleva a resultados un poco más elaborados en cuanto al resultado formal pero con mucha contundencia conceptual. Partimos de una premisa básica: resolver problemas complejos con soluciones sencillas, que no es lo mismo que simples.

Imagen 6

¿Cuál es la filosofía que tenéis respecto a la arquitectura?

L. Durante mis años de estudiante de arquitectura mi prioridad siempre fue adquirir los conocimientos a través de colaboraciones, trabajos para estudios y concursos a nivel nacional e internacional. Siempre he sido una persona curiosa y responsable, lo que me ha permitido adquirir rigurosidad a la hora de investigar campos que están por venir y que sin duda serán el presente en un futuro inmediato. Creo fervientemente en el trabajo en equipo, 1+1 son mucho más que 2, como nos sugiere Alberto Campo Baeza. Mi objetivo y principio primordial es seguir formándome como arquitecto para hacer de mi pasión mi profesión, de mi hobby un estilo de vida.

J. Entendemos la arquitectura como algo que presta un servicio preciso y flexible a la función, una arquitectura que hace del sentido común el más común de los sentidos, que se construye limpia, de enorme precisión con la máxima economía de medios.

Una arquitectura austera, rotunda, de construcción breve, que no necesita de añadidos ni de excesos, que es más siendo voluntariamente menos, que se rescata de los vaivenes del gusto. Una arquitectura donde nada sobra porque nada falta, donde lo mucho y lo poco no encuentran su frontera.

Imagen 7

Como dice Lacaton y Vassal. “Se trata de un trabajo cuyo objetivo es la precisión, la delicadeza, la amabilidad y el ser atento: con la gente, con los usos con las construcciones, los árboles, los suelos de asfalto o hierba, con todas las preexistencias. Se trata de provocar las mínimas molestias o de no molestar en absoluto. Se trata de ser generoso, de dar más, de facilitar los usos y simplificar la vida.”

 

 

 

 

 



Los Comentarios están cerrados.